viernes, 18 de enero de 2013

Argentina en el reino de la fantasía

Después de ver la MALA TRADUCCIÓN hecha por el diario Infobae de este editorial publicado en el O Globo brasileño, decidí dedicar 25 minutos de mi tiempo a hacer mi propia traducción y publicarla para que todos puedan compararlas...


Editoriales
Enviado por Ricardo Noblat - 17.1.2013 | 17h03m
Mundo
Argentina en el reino de la fantasía (Editorial)

La Casa Rosada le vende al pueblo una imagen distorsionada de lo que sucede en el país. Ese maquillaje hace que el índice oficial de inflación sea menos de la mitad del real.

O Globo


El gobierno de Cristina Kirchner creó una realidad paralela para demostrar que las cosas van bien, aun cuando la verdad demuestra lo contrario. El mejor ejemplo es el índice de inflación, que desde 2007 —cuando el entonces presidente Néstor Kirchner ordenó la intervención del Indec, el IBGE argentino— siempre quedó debajo del alta real de los precios.

El último dato del Indec fue el Índice de Precios al Consumidor de 2012: 10,8%. Debajo de la mitad de la inflación calculada por consultoras privadas —25,6%—, lo que coloca a Argentina delante hasta de Venezuela (22%).

Entonces tenemos el índice oficial y el verdadero, este llamado “IPC del Congreso”, porque las consultoras privadas lo divulgan por medio de los diputados de la oposición después que la Casa Rosada presentó una demanda en la Justicia para prohibirles calcular la inflación, algo digno de una República Bananera.


El gobierno garantiza que el país logra financiar el sector público. En realidad, como se convirtió en un paria del sistema financiero internacional después de la moratoria de 2001, está obligado a emitir moneda de forma furiosa. El año pasado, la emisión de pesos creció 38% respecto al 2011, lo que presiona la inflación.

Para sustentar la fantasía, el kirchnerismo, cada vez más parecido al chavismo, auspicia una vasta red de comunicación cuya programación y noticieros van en la sintonía deseada por la Casa Rosada (además de la gran emisora estatal).

Esto se logra, entre otras formas, por la manipulación de los presupuestos oficiales de publicidad. En el mundo real, el gobierno emprende una intensa persecución a los medios que actúan de manera profesional e independiente. Así, creó el denominado 7D (7 de diciembre) para proclamar como una gran “victoria nacional” la aplicación completa de la Ley de Medios, aprobada para “regularizar” los medios de comunicación, pero por lo bajo es una medida contra el Grupo Clarín, blanco preferencial del kirchnerismo.


El tiro les salió por la culata, porque la Justicia argentina logró refrenar el ímpetu de Cristina y, más de una vez, prorrogó la vigencia de disposiciones leoninas de la ley hasta que se juzgue el mérito del caso. Por lo tanto, la amenaza contra los medios independientes continúa.

El gobierno celebró la vuelta de la fragata Libertad a Buenos Aires como otra “victoria nacional”. La verdad, el país pasó por una gran vejación después que el buque fue retenido, en Ghana, por un fondo acreedor de la Argentina.

Asustada, Cristina comenzó a evitar los viajes internacionales en el avión oficial Tango 01 y empezó a alquilar jets ejecutivos para los desplazamientos. De manera inexplicable, contrató a la misma empresa británica que presta el servicio Londres-Malvinas (o en ese caso, Falklands).


Así, no cumple con el decreto que ella misma emitió que le prohíbe al gobierno argentino tener relaciones comerciales con firmas extranjeras (léase británicas) involucradas de alguna forma con las disputadas islas.

Tapar el sol con la mano es un rumbo peligroso para cualquier gobierno. Tarde o temprano, se impone la realidad. Como mínimo, la consecuencia es electores furiosos.
 
 
 


Publicar un comentario en la entrada
 
Website Traffic Statisticsmortgage lenders