lunes, 14 de septiembre de 2009

Preámbulo de nuestra Constitución Nacional

Recuerdo que siendo pequeña miraba los discursos del presidente de ese momento Raúl Alfonsín por la televisión. No tengo una memoria exacta de lo que decía pero si recuerdo que era hermoso ver la Plaza de Mayo llena de gente, recuerdo ser pequeña - no tenía más que 10 años - y sentir que era hermoso que la gente participara en la política con tanto fervor.
De las palabras que eran dichas en esos discursos solo recuerdo un par. Aquellos momentos en que desde el escenario el presidente solicitaba que algún médico se acercara hacía donde podría haber alguna persona con problemas y el preambulo con el que terminaba sus discursos.
Hace unos seis meses que Alfonsín murió, y para sorpresa de muchos una enorme cantidad de gente salió a despedirlo. Supongo que esta multitud estaría muy emparentada con aquella plaza llena de fervor democrático... lo que pasa es que la mayoría de las veces tomamos como algo natural muchas cosas cotidianas, y nos olvidamos que en otros momentos hubo que pelear por eso.
A propósito de esto, a Alfonsín lo renombraron "El padre de la democracia", probablemente porque terminaba sus discursos con el preámbulo, la oración laica con la que comienza nuestra Constitución Nacional, aquella que fue violada durante los golpes militares y que actualmente muchos politiqueros de turno no respetan en absoluto.

Extractos del discurso de la asunción Presidencial de Alfonsín.

“Compatriotas: Iniciamos todos hoy una etapa nueva de la Argentina. Iniciamos una etapa que sin duda será difícil, porque tenemos todos la enorme responsabilidad de asegurar hoy y para los tiempos la democracia y el respeto por la dignidad del hombre en la tierra argentina.

”Sabemos que son momentos duros y difíciles, pero no tenemos una sola duda, vamos a arrancar los argentinos, vamos a salir adelante, vamos a hacer el país que nos merecemos. Y lo vamos a poder hacer, no por obra y gracia de gobernantes iluminados sino por esto que la plaza está cantando, porque el pueblo unido jamás será vencido.

”Una feliz circunstancia ha querido que este día en que los argentinos comenzamos esta etapa de 100 años de libertad, de paz y de democracia, sea el Día de los Derechos Humanos. Y queremos, en consecuencia, comprometernos una vez más: vamos a trabajar categórica y decisivamente por la dignidad del hombre, al que sabemos hay que darle libertad, pero también justicia, porque la defensa de los derechos humanos no se agota en la preservación de la vida, sino además también en el combate que estamos absolutamente decididos a librar contra la miseria y la pobreza en nuestra Nación.

”Me comprometo nuevamente a trabajar junto con todos ustedes para concretar los objetivos que hemos pregonado por toda la extensión de la geografía argentina, y hacer ciertos esos objetivos que los hombres que nos dieron la nacionalidad nos presentan como un mandato que ahora sabemos está al alcance de nuestras manos.

”Entre todos vamos a constituir la unión nacional, consolidar la paz interior, afianzar la justicia, proveer a la defensa común, promover el bienestar general y asegurar los beneficios de la libertad para nosotros, para nuestra posteridad y para todos los hombres del mundo que deseen habitar el suelo argentino”.


Publicar un comentario en la entrada
 
Website Traffic Statisticsmortgage lenders