viernes, 31 de diciembre de 2010

Y sigue soñando hasta que tus sueños se hagan realidad

Afortunadamente parece que mi inspiración creativa ha vuelto de la mano de mis sueños de las noches.



Como buena soñadora y en pleno estado de búsqueda, nacimiento y reflorecimiento, sigo teniendo esos hermosos sueños positivos.


Esta vez soñé que estaba arriba de un árbol y por entre sus verdes hojas podía ver el tronco con cuadraditos de maderas atravesadas perpendicularmente tipo escalones para subir.
En el pasto, apoyado contra el árbol había un hermoso bebé con su ajuar completo riendose alegremente.
Y cuando pensaba que yo estaba sobre la copa del árbol viendo todo esto, resultaba que en realidad estaba asomada en una ventana desde lo alto del cielo.


Así, soñar con un árbol es algo positivo en el terreno material, es un símbolo de protección, si es frondoso como el de mi sueño es una señal de satisfacciones, salud y alegrías a mi alrededor. También puede representar la protección de un amigo y cuanto más fuerte y robusto sea, más me protegerá.
Soñar con un árbol en una estación como el verano o la primavera presagia nuevas esperanzas, crecimiento, deseos, fuerza, estabilidad, amor y amistad. Representa a la persona que está concentrada en su propio desarrollo. Cuando está colmado de hojas verdes, anuncia ganancias. Y si estamos subidos a un árbol es augurio de que lograremos los objetivos de nuestra carrera y llegaremos a lugares altos de la sociedad, tendremos honores y fortuna.

La altura es otro factor positivo, cuanto mayor sea la altura, mayor será el éxito en alcanzar las metas u objetivos.

Las maderitas cuadradas son también una imagen de bonanza, riqueza y satisfacciones. Simboliza la materia prima, la espiritualidad y la energía vital. Augura prosperidad y tranquilidad. Indica la necesidad de comenzar nuevamente, de volver a empezar, de reconstruir y reorganizar mi vida.

Un tronco ancho y grueso como el del árbol de mi sueño significa que soy una persona fuerte, robusta y durable.
Y también es un símbolo fálico... ¡a la perinola!
Un tronco también representa viejos recuerdos, ideales, esperanzas y emociones, las raices que tenemos y que nos ayudan a crecer, y significa una sensación interior de bienestar y de fuerte personalidad.


Un bebé en un sueño es como poner en marcha la creatividad, significa que pronto comenzará un nuevo negocio o que se reconocerán mis habilidades.
La inocencia de un bebé representa inicios bonitos llenos de calidez, y también son un reflejo de que en mi interior todavía conservo algo puro y 100% incorruptible.
Además de que es un signo de felicidad en el hogar.

El ajuar también augura felicidad.


Y la ventana que está abierta representa las nuevas esperanzas y las brillantes posibilidades que se me presentarán en el futuro. Si es cuadrada y grande como la de mi sueño significa una proyección en lo material a largo plazo y si lo que vemos a través de ella es agradable significa que esas esperanzas y posibilidades se convertirán en realidad en un futuro próximo.

Esta alegría desbordante no se contiene, esta esperanza sincera no desaparece y esta marcha firme no se detiene.
Todo es posible, solo hay que ser valiente y perseverante.

Publicar un comentario en la entrada
 
Website Traffic Statisticsmortgage lenders